LOS PROBIÓTICOS


El intestino humano está poblado por bacterias vivas de más de 400 especies distintas que forman la Flora Intestinal, la cual está formada por bacterias benignas y nocivas que cohabitan en perfecto equilibrio. Pero este equilibrio puede romperse debido a una mala alimentación, estrés, cambios hormonales, hábitos no saludables, ciertas enfermedades o la toma de antibióticos.
 La alteración de este equilibrio puede dar lugar a diarrea, gases, hinchazón, pesadez y estreñimiento.

Los Probióticos son un suplemento alimentario a base de microorganismos vivos (lactobacillus, saccharomyces, bifidobacterium...)que ayudan a restablecer el balance microbiano intestinal.

Los Probióticos son de gran interés en el control de la diarrea aguda (rotavirus), la diarrea crónica y la diarrea asociada a la administración de antibióticos.

El 40% de niños y adultos pueden sufrir diarrea cuando toman antibióticos, pues el antibiótico destruye parte de las bacterias constituyentes de la flora intestinal, ocasionando un desequilibrio.
La toma de probióticos durante el tratamiento con antibióticos es una buena forma de prevenir este tipo de diarrea.

Los Probióticos también son aconsejables en caso de estreñimiento  causado por  una mala alimentación o estrés. pues al repoblar la flora intestinal, se restablece la función del tracto intestinal.
Los prebióticos, como la inulina, presentes en algunos preparados comerciales, refuerzan el efecto de los Probióticos.
( los prebióticos son el alimento de las bacterias del intestino, estimula su crecimiento, restaura la flora y favorece el tránsito)


Los Probióticos  para el Cólico del Lactante.



Una  flora intestinal inmadura  y  desequilibrada puede afectar a la función motora y a la producción de gases en el intestino del bebé, provocándole el cólico del lactante. 
El uso de probióticos en lactantes ( lactobaciluss reuteri) mejora la sintomatología de esta dolencia.


Los Probióticos en gastroenteritis infantil.







El lactobacillus junto con el suero de rehidratación oral es el tratamiento más adecuado para prevenir la deshidratación en caso de diarrea y gastroenteritis en niños.


Probioticos vaginales

Al igual que el intestino, la mucosa vaginal esta poblada por microorganismos constituyendo la llamada Flora Vaginal. El equilibrio de esta flora también puede verse afectado por: bajada de defensas, invasión patógena, toma de antibióticos, hábitos higiénicos inadecuados.
Cuando se altera el equilibrio vaginal tiene lugar una Vaginitis: vaginosis bacteriana y Candidiasis son las más frecuentes.
El uso de probióticos vaginales previene la aparición de este tipo de infecciones, y puede utilizarse de forma regular en caso de infecciones recurrentes.