EL INSOMNIO

La dificultad para conciliar el sueño, dormir poco o sufrir numerosos despertares durante la noche, constituyen una de las consultas más frecuentes en la farmacia: el insomnio.
Este trastorno del sueño puede estar originado por una situación de estrés, depresión, ansiedad, cambios de turno de trabajo, consumo de alcohol, tabaco, estimulantes (café, té, cola...) un ambiente inapropiado (demasiado ruido, calor..), viajes intercontinentales, etc

La falta de descanso nocturno, tiene sus consecuencias durante el día: fatiga, ansiedad, falta de energía...

Cuando estamos ante esta situación lo primero que debemos de intentar es suprimir la causa que lo provoca. Y antes de tomar ningún medicamento seguir una serie de consejos, y recurrir a remedios naturales.



ALGUNOS CONSEJOS QUE PUEDEN AYUDAR:

- Realizar ejercicio físico moderado (andar, nadar.. ) durante el día, nunca a última hora de la tarde.
- Evitar las cenas copiosas y hacerlo como mínimo dos horas antes de acostarse.
- Reducir el consumo de bebidas estimulantes (sobre todo después de medio día), alcohol y tabaco.
- Establecer una rutina: procurar acostarse y levantarse  siempre a la misma hora.
- Mejorar las condiciones ambientales: disminuir el ruido, y evitar temperaturas altas.
- Evitar dormir durante el día.
- Practicar técnicas de relajación como el yoga.
- No ir a la cama con sensación de hambre. Un vaso de leche caliente es una buena opción.
- Evitar el consumo de líquidos en exceso o diuréticos al final del día, para disminuir los despertares por la necesidad de orinar.

Si el insomnio está causado por ansiedad, o depresión,nuestro médico se encargará de tratar el problema de la manera más adecuada, y debemos seguir el tratamiento de forma correcta, tal como él nos indique. En último caso, si es necesario, nos recetará un medicamento hipnótico para tomarlo de forma temporal.

Los Hipnóticos o sedantes que el médico nos recetará, según el tipo de insomnio (dificultad para conciliar el sueño, despertares frecuentes...) son benzodiacepinas (lormetazepam, midazolam, triazolam...) zopiclona, zolpidem, entre otros.
Estos medicamentos nunca deberían sustituirse por plantas medicinales, ni otros remedios sin consultarselo, ya que el cambio debe hacerse paulatinamente y de forma controlada para no sufrir una recaída.

Plantas medicinales para el insomnio: las puedes encontrar solas o combinadas, en forma de infusión, gotas, cápsulas o comprimidos. Algunas de las más  frecuentes son: pasiflora, lavanda, valeriana, tila, espino blanco, lúpulo y amapola.

Pasiflora (flor de la pasión, pasionaria o grenadilla): Es de gran utilidad en caso de insomnio nervioso con despertares frecuentes, no produce dependencia y es el tratamiento de elección en la deshabituación de tratamientos farmacológicos hipnóticos, disminuyendo progresivamente el medicamento hipnótico y sustituyéndolo por pasiflora.

Valeriana (hierba de los gatos):
Favorece la conciliación del sueño y mejora la calidad de este, muy útil en períodos de agotamiento intelectual, sobrecarga de trabajo y momentos emocionales estresantes.
Es de utilidad en la cura de desabituación tabáquica, porque calma la ansiedad y nerviosismo que la acompaña.
En situaciones tensas o épocas de intranquilidad, su acción tranquilizadora evita secuelas como dolor de estomago, afecciones biliares o estreñimiento.

Amapola de california: Se utiliza para conciliar el sueño  en caso de insomnio ocasional de origen nervioso y en caso de sufrir pesadillas. No produce dependencia, ni efectos secundarios y procura un buen despertar. Tiene propiedades antiespasmódicas útiles en los calambres y dolores que acompañan a los trastornos del sueño. No debe utilizarse en caso de glaucoma.

Pavolina (amapola): Disminuye el nerviosismo excesivo, tiene una acción sedante suave sin riesgo de habituación, es útil en caso de pesadillas, ronquidos y para calmar la tos e irritación de garganta.

Espino blanco (espino albar): Disminuye las palpitaciones del corazón en personas con ansiedad y nerviosismo. Tiene acción hipotensora. Es útil como sedante, mejora los estados de nerviosismo e irritabilidad de los trastornos del sueño. No produce dependencia ni efectos secundarios.

Hipérico: Mejora la calidad del sueño además de ser útil en el tratamiento de trastornos depresivos leves. Reduce el estrés y la ansiedad. Esta contraindicado en hipersensibilidad conocida a la luz. Debe evitarse la exposición intensa a rayos U.V. durante su toma.

Melisa: Para el nerviosismo,ansiedad e insomnio, espasmos intestinales, colitis, flatulencia calambres de estomago.

Lúpulo: En irritabilidad e insomnio.
Tila: Se usa para el nerviosismo, insomnio, como estimulante del apetito y diurético.

Todas estas plantas no deben tomarse en caso de embarazo o lactancia por falta de datos de su uso, pueden interaccionar con medicamentos sedantes, potenciando su acción, no debe consumirse alcohol mientras   se estén tomando, y debe tenerse especial cuidado para conducir o manejar maquinaria pesada.


MEDICAMENTOS SIN RECETA MEDICA:  La Doxilamina es un antihistamínico que se utiliza para el insomnio ocasional, cuando existe dificultad para conciliar el sueño, interrupción del mismo o despertar temprano. La dosis es de 12.5-25 mg/día, media hora antes de acostarse. No se debe usar más de una semana seguida.
Debe tomarse con precaución en insuficiencia renal y hepática, glaucoma, arritmia cardíaca, úlcera péptica, asma  y epilepsia.
No debe tomarse si ya se está a tratamiento con sedantes.
No administrar con alcohol, ni tomar el sol durante el tratamiento.

Complemento alimenticio a base de MELATONINA. La melatonina es una hormona producida de forma natural en nuestro organismo por la glándula pineal (en la base del cerebro) y controla los ciclos de sueño/vigilia.
La oscuridad hace que el cuerpo produzca mas melatonina, lo que le da la señal para que se prepare a dormir y la luz disminuye la producción de melatonina.
Con la edad y el estrés disminuye la secreción natural de melatonina.
Un suplemento de melatonina puede ser útil para ayudar a conciliar el sueño en caso de jet lag, trabajo por turnos, insomnio y la deshabituación de benzodiazepinas y tabaco.
 Es seguro para la mayoría de personas por vía oral.
Debe evitarse el uso en personas con hipertensión, diabéticos, niños, embarazadas, depresión y convulsión.
Interacciones: tomado con sedantes puede aumentar la somnolencia, la cafeína disminuye su eficacia, anticoagulantes, anticonceptivos (aumentan la melatonina).

LA HOMEOPATíA puede ser muy útil para el tratamiento del insomnio. El homeópata escogerá el remedio más adecuado según el estado del enfermo, síntomas y características.
Arsenicum album, Belladona, Nux vomica, son algunos de los tratamientos homeopáticos para este mal.
La Homeopatía es una opción  recomendable en el caso de niños que no quieren irse a la cama o que despiertan de madrugada.