QUEMADURAS LEVES




El 80% de las quemaduras se producen en el hogar. Las victimas más frecuentes son las amas de casa, pero los casos más graves ocurren en niños y ancianos. Saber como actuar en caso de una quemadura y que debemos tener en el botiquín de nuestra casa es lo que trataremos en esta entrada del blog.
Los causantes más comunes de quemaduras son líquidos calientes, sartenes, hornos, otros utensilios de cocina, planchas y estufas.


Como en todo muy importante es la prevención: colocar las sartenes con los mangos hacia dentro, alejar del alcance de los niños mecheros, cerillas y productos químicos domésticos, nunca dejar la plancha encendida, proteger los enchufes si hay niños pequeños, etc.

Las quemaduras que podemos tratar en casa sin necesidad de acudir al Centro de Salud u Hospital, son las de primer grado en las que se destruye la capa superficial de la piel (epidermis) produciendo enrojecimiento de la zona (eritema) sin ampollas, con dolor e hipersensibilidad y las de segundo grado superficiales (ampollas, eritema, exudado, dolor intenso e hipersensibilidad) siempre que no abarque una zona muy extensa.
Lo primero que hay que hacer es sumergir la zona lesionada, en agua fría, unos 20 min, nunca aplicar hielo sobre una quemadura. Después lavaremos con agua y un jabón suave y aplicaremos un producto específico para el tratamiento de quemaduras, nunca debemos aplicar remedios caseros como mantequilla, pasta de dientes o aceite de oliva.
Si la quemadura es de primer grado, no es necesario aplicar un antibiótico, se puede tratar con una pomada a base de oxido de zinc combinado con aceite de almendras, aceite de hígado de bacalao, retinol,etc. Tipo a las que se usan para tratar o prevenir el eritema del pañal en bebés. También puede ser de gran utilidad el Aloe vera que alivia el dolor, reduce la inflamación y el enrojecimiento y previene de infecciones.

Si la quemadura es más grave, de segundo grado superficial, ya debemos recurrir a un antibacteriano por el riesgo que tiene de producirse una infección al ser destruida la barrera cutánea. Los más adecuados en caso de quemaduras, son sulfadiazina argéntica, nitrofurantoína, gentamicina, neomicina y povidona yodada. Se aplica sobre la piel limpia y se protege con un apósito estéril, o vendaje adecuado. La crema debe aplicarse 1 o 2 veces al día, renovando el vendaje, tras lavar la herida con agua tibia o suero. Al cabo de unos días según veamos la correcta evolución de la lesión y si no hay riesgo de infección, prescindiremos del vendaje y podremos seguir usando la crema, combinándola con Aceite de Rosa Mosqueta, un buen aliado, que hidrata, cicatriza y regenera la piel

Para aliviar el dolor en estos casos podemos utilizar Paracetamol, Ibuprofeno o Ácido Acetilsalicílico.



Imprescindibles en el botiquín de casa: Una pomada o crema  para quemaduras (sulfadiazina argéntica, nitrofurantoína...), gasas estériles, esparadrapo hipoalergénico, o apósitos estériles de diferentes tamaños.Un analgésico (paracetamol, ibuprofeno...)

Cuando acudir al médico: 
- Cuando la quemadura es de segundo grado, de gran extensión o localizada en una zona crítica (palma de las manos, planta de los pies, cráneo, cara, axilas y genitales). 
- En niños, ancianos o enfermos crónicos.
-  Cuando tras una semana de tratamiento de una quemadura leve, no cicatriza correctamente o presenta signos de infección.
En caso de quemadura grave después de refrescar la zona con agua fría, eliminar ropas o joyas, si es posible, envolver con un paño limpio humedecido en agua y acudir al Centro de Salud u Hospital más cercano.


 
 
 
 
 
 
 
Bibliografía: Guía Práctica de Prevención y Tratamiento de Quemaduras (ADARO)