CONSEJOS PARA PERDER PESO DE FORMA SALUDABLE



1-      Elige un día para iniciar tu dieta, conciénciate y tenlo todo preparado. El estado de ánimo es muy importante para conseguir nuestro propósito, no es buena idea ponerse a dieta cuando tenemos algún problema en el trabajo, afectivo, estrés, época de exámenes, etc.

2-      Plantéate una meta razonable, un peso según tu sexo, edad talla y complexión que se considere saludable, eso es lo más importante, y con el que te sientas bien, se realista, te será más fácil de alcanzar que un peso “ideal”, cada persona es distinta, y quien mejor que tú para conocerte.



3-      Si tienes que perder muchos Kilos, no lo dudes, ponte en manos de un profesional, que valore tu estado de salud y elabore una dieta específica para ti. Además, los controles periódicos que te realizará contribuirán a que tengas éxito con tu dieta.

4-      La dieta ha de ser variada: Come de todo, no descartes ningún grupo de alimentos, los necesitamos todos ( hidratos de carbono, proteínas y grasas)  y todos los días. No hay dietas milagro, no optes por dietas de esas rápidas, que aunque puedes perder mucho en poco tiempo, ten por seguro que lo recuperaras rápidamente, y si prolongas en el tiempo este tipo de dietas pones en riesgo tu salud, siempre son carentes en algún nutriente imprescindible, producen estreñimiento, suelen ser monótonas, aburridas y frustrantes, producen agotamiento y alto nivel de abandono.

5-      Imprescindible realizar  alguna actividad física: caminar, nadar, montar en bicicleta, 1 hora, 3 veces a la semana mínimo. Si te resulta imposible, por falta de tiempo, oblígate a hacer ejercicio en tu día a día, vete al trabajo caminando o en bicicleta, evita los ascensores, aprovecha los fines de semana para hacer deporte, jugar con los niños…

6-      Hidrátate: bebe mucha agua, 1.5 L como mínimo al día. Si no eres capaz, prueba con las infusiones, frías o calientes son perfectas para este fin.

7-      Mientras estés a dieta, olvídate del alcohol, aporta un montón de calorías vacías (sin nutrientes aprovechables) y de los refrescos azucarados. Si quedas con amigos para tomar algo,  y no te apetece pedir agua, tienes múltiples alternativas: zumo de tomate, ideal para el aperitivo, infusiones,  refrescos 0% azucares o cerveza sin alcohol (sin abusar de estos dos últimos por su contenido gaseoso).

8-      Cocina con la mínima cantidad de grasa posible: al vapor, al horno, a la plancha. Las verduras al vapor, no pierden sus vitaminas y realzan el sabor. Los pescados al papillote no necesitan aceite, las carnes a la plancha, los huevos cocidos, pasados por agua o escalfados.

9-      Elige bien los alimentos: los productos de temporada,  garantizan el mejor sabor y calidad.

Las carnes con menos grasa: aves sin piel, conejo y ternera. Evitar el cerdo, el cordero y los embutidos.

Los pescados: todos.

Verduras: todas, destacando: acelgas, lechuga, espinacas, pepino y espárragos, que por su bajo contenido calórico se pueden tomar a voluntad.

Las frutas contienen azucares de absorción rápida, aunque imprescindibles en la dieta no debemos abusar de ellas, las menos calóricas son melón y sandía y las más calóricas uvas y plátano.

La leche y productos lácteos, mejor desnatados.

10-   Reducir el consumo de grasas: Suprimir la mantequilla, nata y salsas. Para cocinar y para aliñar ensaladas utiliza aceite de oliva virgen extra.

En total 2 cucharadas al día como máximo.

11-   Disfruta del momento de la comida, con calma, pon la mesa, sírvete en tu plato lo que vayas a comer, ni más ni menos.  Es mejor no poner bandejas con comida en la a mesa, evita la tentación de picar. Siéntate a comer, y nada más, ni tv, ni lectura que t distraiga, mastica despacio, el cerebro necesita hasta 20 minutos para percibir la sensación de saciedad.

12-   Es una buena idea comer en plato de postre, engaña a tu mente: “ el plato está lleno”.

13-   Hacer la compra siempre con el estómago lleno, evitaras caer en tentaciones y comprar cosas inadecuadas.

14-   Planifica tus menús de antemano, y cocina la cantidad justa que vayas a comer.

15-   Se estricto, no te saltes la dieta, ni el domingo, por lo menos durante el primer mes, el fin merece tu esfuerzo. Ya habrá tiempo de algún capricho, cuando consigamos nuestra meta.

16-   No cometas el error de prescindir de todos hidratos de carbono: pan, arroz, pasta… opta por los integrales, este tipo de alimentos debe predominar  en el total de las calorías diarias, suministran la energía necesaria para nuestros músculos y para nuestro cerebro. Si prescindimos de ellos nos encontraremos cansados, fatigados, puede bajar demasiado la tensión arterial y sufrir lipotimias, además de no sentirnos saciados y con riesgo de abandono importante.

17-   Toma mucha fibra:  Regula el tránsito intestinal, disminuye el colesterol y el azúcar en sangre y aumenta la sensación de saciedad.

18-   El desayuno es la comida más importante del día, no te lo saltes nunca.

19-   La cena siempre ha de ser ligera.

20-   Si puedes:  realiza alguna actividad física después de las comidas, como dar un paseo.

21-   Cambia el azúcar por edulcorante: sacarina con pocas calorías pero ligeramente amargo. Aspartamo, con sabor  más parecido al azúcar, y valor calórico insignificante, no debe utilizarse para cocinar pierde su poder edulcorante a 120ºC. La stevia es la alternativa natural, con 0 calorías, y sí se puede utilizar en cocina.

22-   No te obsesiones con el control de peso: Con pesarse una vez a la semana es suficiente.  Mejor en ayunas, sin ropa y después de haber ido al baño.

23-   Confía en las plantas medicinales de gran utilidad en las dietas de control de peso.

Hay muchas plantas que nos pueden ayudar, algunas de las más populares son las siguientes:

Cola de caballo, diente de león y ortosifón, como depurativos y drenantes, con precaución, pueden producir hipotensión y desequilibrio electrolítico, por su fuerte poder diurético,  no deben tomarse por períodos largos de tiempo.

El Sen (cassia angustifolia) para el estreñimiento ocasional, sólo puntualmente cuando tenemos el problema, no debe tomarse de forma continuada, por riesgo de habituación.

El fucus (fucus vesiculosus) es muy útil, además de regular el transito intestinal, nos aporta cantidades de  vitaminas y minerales que quizás con la dieta no cubramos, y ayuda a metabolizar las grasas.

El glucomanano y la gomaguar son útiles como saciantes, tomados antes de las comidas.

El Plantago ovata muy rico en fibra, útil como saciante y para el estreñimiento, además disminuye la absorción intestinal de grasas y azucares.

El té verde, un verdadero aliado en la dieta, por su poder quemagrasa, diurético, antioxidante, inhibidor de la absorción de grasas y azucares, y estimulante.


24-   Una pequeña ayuda: Productos sanitarios, de venta en farmacia, capta grasas, bloqueadores de hidratos de carbono, reductores del apetito, son útiles, claro que sí, pero no milagrosos. Se basan todos ellos principalmente en el poder de la  fibra, cada vez más mejorada, que evita que nuestro cuerpo aproveche parte de las grasas y/o azucares que ingerimos con la comida, o que se hinchan en el estómago produciéndonos la sensación de saciedad y mejoran el transito intestinal. Estos productos cada vez más estudiados  son de comprobada eficacia, siempre acompañado de dieta y ejercicio.